HUMANO

Todo deseo de dominio, es el miedo en forma de violencia. La crueldad se anida sobre el temor a lo que más amamos, y, al destruirlo, aniquilamos todo aquello que representa la verdadera libertad. La fuerza del pulso destructor de la humanidad golpea una y otra vez la cordura; entonces nos dividimos en géneros y así justificamos la violencia que se ejerce a quien es distinto a mí. Esos débiles, los sin miedo que menciona Galeano, son quienes representan la verdadera libertad.

press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom